1000 Obras de la Humanidad. Crucifixión en el Arte

Updated: Jan 2, 2020

ARTE Y CRUCIFIXION

Nely Friedrich

21.02.17

La crucifixión es un método antiguo de ejecución, donde el condenado es atado o clavado en una cruz de madera o entre árboles o en una pared, normalmente desnudo, y dejado allí hasta su muerte.

Esta forma de ejecución fue ampliamente utilizada en la Roma Antigua y en culturas vecinas del Mediterráneo; métodos similares fueron inventados por el Imperio persa.

La crucifixión fue utilizada por los romanos hasta 337, después de que el cristianismo fue legalizado en el Imperio Romano en el año 313 favorecido por el emperador Constantino, pero antes de que se convirtiera en la religión oficial del imperio.

Según la opinión de numerosos estudiosos, las primeras imágenes cristianas no representaban a Jesús crucificado, sino a Jesús en calidad de pastor.

En el mundo pagano antiguo ―incluida la Biblia hebrea―, la muerte de un hombre «colgado» (y, por extensión, la muerte en cruz) era considerada una ignominia y maldición.

Si un hombre, reo de delito capital, ha sido ejecutado y le has colgado de un árbol, no dejarás que su cadáver pase la noche en el árbol; lo enterrarás el mismo día, porque un colgado es una maldición de Dios. Así no harás impuro el suelo que Yahveh tu Dios te da en herencia.

Deuteronomio 21: 22-23

La palabra griega utilizada para cruz es staurós, que significa un madero o palo vertical.

Después de Jesús y con el transcurso de los siglos, la cruz transmutó su significado hasta convertirse en el símbolo más conocido del cristianismo y uno de los símbolos más universales.

La cruz latina es especialmente relevante para la rama católica.

En general, la iconografía cristiana la utiliza tanto para expresar el suplicio del Mesías como su presencia: «Donde está la cruz, está el crucificado».

Sin embargo, aún para muchos que no profesan el cristianismo —que implica la creencia no solo en la humanidad de Jesucristo, sino también en su divinidad—, la cruz tiene una significación humana profunda.

El significado viene dado por lo sucedido con el Jesús histórico. Si bien no se dispone de documentación histórica precisa sobre los detalles de su ejecución y sólo se cuenta con el Nuevo Testamento como fuente de documentación, la cruz suele aludir al patíbulo deshonroso en el que presuntamente se conjugaron los intereses del poder religioso de esa época (Anás y Caifás, este último sumo sacerdote en aquel año; Juan 18, 13), de un «rey» (el tetrarca Herodes I el Grande; Lucas 23, 7-11) y de un «prefecto romano» (Poncio Pilato, sustituto de un «magistrado» en el ámbito civil), para ejecutar a un hombre inocente «por causa de la justicia». Pilato y Herodes, que eran enemigos, se hicieron amigos ese día (Lucas 23, 12). El mismo Pilato, implicado directamente en la decisión según el historiador Tácito («...Cristo, que en la época de Tiberio fue ajusticiado por Poncio Pilato»; Anales, 15:44:2-3), reconocía como «evidente» que ese hombre «no había hecho nada que mereciera la muerte» (Lucas 23, 15). Dadas esas circunstancias, y debido a las palabras de perdón y hasta de excusa hacia sus enemigos pronunciadas por Jesús antes de morir («Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen»; Lucas 23, 34), suele considerarse la cruz como símbolo universal, representativo de tantos hombres sufrientes, condenados y muertos injustamente a lo largo de la Historia por causa de poderes políticos, religiosos o militares, cualquiera sea su ideología distintiva, lo mismo que por costumbres sociales opresivas. Para muchos también representa quizá lo mejor y más profundamente humano que existe: amor, aun en el dolor, y perdón, aun en la injusticia.

El término en latín para “crucifixión” incluía cualquier método en el que se utilizará un palo o poste vertical, cruz simplex.

Bien, durante el paso del tiempo esa práctica representa una serie de variaciones sentimentales en las que el amor, el dolor, la tortura, el miedo la soledad se representan ante una cruz. Cabe mencionar, que todos llevamos a cuesta una cruz y se representan en cada uno de nosotros de distinta forma y temática. El arte por ello, utiliza este símbolo para hacer la reflexión de dicha presencia.

Por ello, debo acercarme lo más íntimamente posible a este tema para presentar su significado e importancia en la cultura y el arte.

La Crucifixión se ha representado en el arte de muy diversas maneras en donde Cristo clavado en la cruz no evoca únicamente su sacrificio, sino que es el emblema de la redención y salvación del género humano. Pero su plasma iconográfica ha variado sustancialmente a través de los siglos en función de las doctrinas teológicas vigentes.

Aunque nos pueda resultar extraño, el primer símbolo que utilizaron los cristianos para representar a Cristo y para identificarse entre ellos fue el de un pez.

En un primer momento, el hecho de que Cristo hubiese sido crucificado era vergonzoso, como ya lo he reiterado.

La crucifixión en tiempos romanos era una variante de la pena de muerte que afectaba fundamentalmente a las personas d más bajo rango de la sociedad como los esclavos, ladrones o piratas.

No será hasta el siglo IV, con la cristianización del Imperio Romano, cuando empiece a proliferar la representación de Jesús en la cruz. es más, hasta esa fecha contamos con escasísimas representaciones del crucificado.

Sin embargo, esta representación encontrada en el muro del monte Palatino —el grafito de Alexámenos— que podría ser la más antigua en significar a un crucificado, aunque estaría realizada de manera irónica e insultante hacia un miembro de las primeras comunidades cristianas.

No obstante, la representación de la crucifixión de Cristo va a comenzar a popularizarse a partir del siglo V con la expansión del cristianismo en el Imperio Romano.

En Roma, en la puerta de la iglesia de Santa Sabina, del año 432, tenemos un relieve en tabla de madera que representa el Gólgota con Cristo y los ladrones crucificados.

En los años 420-30 se data una tablilla de marfil que representa la crucifixión de Cristo y el suicidio de Judas.

Estas son las dos primeras obras de cierta calidad que representan la crucifixion de Cristo, antecedentes para todo el período posterior desar