• Magazine

1000 Obras de Arte de la Humanidad: Max Beckmann

Updated: Mar 22, 2019

1000 obras de arte de la Humanidad

Max Beckmann

Es uno de lo más conocidos artistas alemanes del Movimiento Expresionista, del Siglo XX, Max Beckmann nunca se asocio con ningún movimiento en particular; él fue un artista solitario, no se puede encasillar en ninguno de los movimientos artísticos de aquella época. Su obra plasma ideas expresionistas, cubistas y abstractas, marcando su trabajo lleno de autorretratos en diferentes momentos de su vida.

Pintó más de 800 cuadros, cientos de dibujos y litografías las cuales están esparcidas por todo el mundo. No se encuentra una colección única desafortunadamente, pero podemos si en cambio apreciarla en muchos países y lugares.

Beckmann nació en 1884 en Leipzig, dentro de una familia de clase media, desde muy temprana edad se inclino por las artes. Estudiando artes en la Universidad de Weimar, obteniendo una mediana educación, dibujando esculturas de la antigüedad y modelos vivos. Conoció, allí, a la que fuera su futura esposa Mina Tube. Más tarde daría a luz al único hijo varón de Beckmann, Peter.

Comenzó a pintar con gran influencia de los Impresionistas, demostrando un gran talento, para luego, exhibir sus trabajos durante la Secesión de Berlín, que fue una asociación de artistas berlineses fundada en 1898 en contrapartida con la Asociación de artistas de Berlín que era de carácter estatal y con un marcado sesgo convencional; luego entonces aquí Beckmann presento la mayoría de sus trabajos de aquel entonces, contenían gran influencia mitológica y religiosa, siendo uno de los miembros más jóvenes de este grupo, en resumen la suerte estaba de su lado, pero no todo iba a seguir así.

Estalló para entonces la Primera Guerra Mundial, 1914, sirviendo voluntariamente a las fuerzas belgas. Esto dio como resultado ser testigo fiel de horrores que trae la guerra, cambiando por completo su perspectiva del mundo, pero también perdiendo la credibilidad humana. En 1915 sufrió de una crisis mental, fue dado de baja, regresando a Alemania. Luego entonces se asentó en Frankfurt, comenzando a pintar en 1917. Recordado como el artista que pintó a la manera impresionista, lleno de color, líneas suaves y como no, aquella pintura muy suya Lido; pero las experiencias que vivió Beckmann en los tiempos de guerra cambiaron y radicalizaron completamente su arte. Su pintura se volvió más distorsionada, grotesca y llena de metáforas inquietantes. La vida de ensueño como lo había presentado de pronto cambio de óptica siendo en cambio sí, entonces, real y cruel.

Die Nacht, obra terminada en 1919, es un ejemplo de la obra de Beckmann en el que el proceso emocional y los horrores de la posguerra son plasmados con esencia revolucionaria. Esta obra es considerada un ícono de las obras creadas durante la época de la posguerra alemana.

Descripción: Se observa un grupo de personas, hombres, una mujer relativamente joven, podría ser probablemente hasta una viuda, hay un bebé que también puede representar la orfandad muy común en aquellos momentos de la Europa revuelta , solitaria y vacía., se muestra hombres torturados, mutilados, locos, símbolos de guerra, una guerra con fragmentos de movimiento y desorden, es un retrato vivo de la política de la posguerra vivido en Alemania y en Europa en general, durante los años veinte.

Los sucesos ocurridos en el siglo XX, son una serie de iniciativas para redefinir lo que es arte- seguidamente empujando a los extremos las posibilidades del entendimiento. Encontramos luego entonces una serie de movimientos con terminología en:

…”ismos como el: Cubismo, Fauvismos, Expresionismos, Futurismos, Dada, Surrealismo, Der Jungstijl, Expresionismo Abstracto, y Minimalismo, por nombrara algunos.

El arte se encuentra envuelto en nuevas visiones y hondamente unidos el tiempo y el espacio hacia el observador.

El día primero de mayo de 1919, año en que fue terminada Die Nacht, a los seis meses de terminada la guerra, cuando los burgueses de toda Europa aún estaban celebrando el glorioso advenimiento de la paz, un periódico de tendencia socialista francés, L´Humanite´ sorprendía a sus lectores con un extraño pero expresivo dibujo, en la primera página, bajo el título “La piax qui vient” (“La Paz que viene”), podía verse a un grupo de obreros, hombres, mujeres y niños perplejos ante el sórdido espectáculo de una vieja harapienta, con muletas y casco militar- la guerra terminada-, que les enseñaba, como símbolo de la paz, una misérrima paloma, medio desplumada, diminuta y fea. Al pie del grabado, podía leerse el siguiente comentario: “Era tan bella desde lejos…Durante la guerra!”

Nada habría podido reflejar mejor, con más sentido y expresividad, el desencanto de los obreros europeos ante la paz de 1918, aquella paz tan deseada, que de pronto les mostraba un mundo en ruinas lleno de viudas y huérfanos, mutilados y locos, soldados desmovilizados sin posibilidad de encontrar trabajo, fábricas cerradas y obreros despedidos, falta de viviendas, escasez de alimentos, salarios irrisorios, etc.

Este trabajo de Beckmann. Realizada entre 1918-1919 técnica óleo sobre lienzo medidas 133 x 153 cm, de la serie Die Hölle, (realizó también Martyrdom , una litografía de 87 x 61 cm probablemente, el estudio de lo que sería: finalmente Die Nacht, provenance: St. Louis Art Museum) Die Nacht pintura en óleo: provenance Kunstsammlung Nordhein- Westfalen Düsseldorf, nos refleja la Revolución, aún documentándose que el mismo, Beckmann, no era por ningún motivo de tendencia política, vivía en ella, envuelto, inmerso, pegoteado en ese escombro como todo europeo de aquel momento.

Así la Revolución debilitó la izquierda europea, al dividirla, obstaculizando las relaciones de Rusia con la naciones capitalistas.

Sabemos de antemano que hubo congresos como el de Stuttgart (1907) o el de Basilea (1921), donde los socialistas de Francia, Alemania, Italia y otros países se obligaron solemnemente a luchar contra la guerra, y prometieron también que si el conflicto se producía ellos utilizarían la crisis internacional para atacar a sus respectivos Gobiernos y alterar con sus manejos la organización política y económica del mundo.

Pero cuando el conflicto se presentó realmente, los líderes de los partidos socialistas de Europa se colocaron las banderas de las guerra. Explotó lo jurado.

Durante el conflicto, los sacrificios humanos, sin precedentes en la historia, y la destrucción de los frutos del arduo trabajo de muchas generaciones, llevaron a una transformación en el estado de ánimo de las clases populares infundiéndoles inquietudes revolucionarias.

Lo mismo que, para las personas de mentalidad progresista, a finales del siglo XVII la Francia revolucionaria era el ideal, así en 1918, para los obreros y los socialistas de izquierda, la Rusia soviética se convirtió en una Meca, un ejemplo a emular.

Debemos de recordar que en Alemania, apenas acababan de terminar las verdaderas batallas, en el curso de las cuales las autoridades socialdemócratas habían arrebatado el Ruhr a los obreros con ayuda de cañones y carros blindados. Todo el mundo podía recordar los asesinatos de Rosa Luxemburg, y Karl Liebknecht en Berlín a comienzos de 1919, asesinatos cometidos bajo la protección de los gobiernos socialdemócratas de Ebert y Noske. La separación de tales “socialistas” tenía ser total e inequívoca.

Artista: Max Beckmann

Nombre: Die Nacht

Año creación: 1918-1919

Técnica Oleo sobre lienzo

Medidas:

133 x 153 cm

Con esta detallada descripción social, política, cultura, emocional y psicológica, Max Beckmann y muchos vivieron, no estando ajenos a las corrientes que se movían, luego se aprecia en la obra íconica Die Nacht, un grupos de hombres, delineados de forma uniforme, colores opacos, verdes, y amarillos, contrastados con toques en color rojo dado un sentimiento de abstracción cubista de la época, así como la degeneración del ámbito espacial, con temática de horror, en tormentos, tortura, orfandad, asesinatos y violaciones hacen patentes estas declaraciones en las figuras.

Beckmann transmite el enfrentamiento establecido para la formación de la República de Weimar. Los trozos de tronco rotos, corresponden a todas las estructuras ya desechas por sus generaciones pasadas. Los modelos están literalmente desfigurados y sin ánimo de estar de pie, un aire claustrofóbico se aprecia en el entorno.

El Fauvismo y el expresionismo aleman se aprecian em las obras de Beckmann, aparentemente después del traumatismo vivido durante la Primera Guerra Mundial; las muestras de un mundo irreal, con bordes exagerados es lo que muestra en Die Nacht.