• Magazine

1000 Obras de Arte de la Humanidad. Kirchner

1000 de la Humanidad

Ernst Ludwig Kirchner Entartete Kunst: Donne in Postdamer Platz.

La Entartete Kunst, fue una exhibición que se apertura en Munich exactamente el 19 de julio e 1937. Un grupo selectivo de trabajos fueron exhibidos entre obras de arte y esculturas, fueron presentadas de forma caótica y burlesca, provocando polémicos comentarios- creando una estrategia que manipulaba a los visitantes - los cuales para muchos de ellos era la primera vez que se confrontaban con Arte Contemporáneo. Un día después de que Hitler inaugurara la exhibición en Haus der Deutschen Kunst en Munich, en un museo construido bajo su tutela. La exhibición Grosse Deutsche Kunstaustellung ( La Gran Exhibición de Arte Alemán) hicieron escena dos de las más sonadas exhibiciones de todos los tiempos, ésta consistió en obras del gusto y parecer de Adolf Hitler. Exponiendo en ambas y al mismo tiempo, obras de contraste y posición diversa, sirviendo esto como fundamento comparativo para diferenciar las características de categoría y del Entartete Kunst.

Hitler pudo obtener una amplia aprobación de estas medidas, desde que toma el poder, debido a que politicos locales en varios lugares estaban demasiado interesados en las obras modernas, los museos organizaban los llamados “Cámaras de horror.” Exhibiendo dichas obras. Sin embargo, el rechazo al movimiento no comenzó desde sus inicios, si no fue hasta Enero de 1933 cuando éste comenzó. Arma fundamental que se utilizó para querer contraponer el arte moderno: la Propaganda.

Además, la expresión “degenerado” tiene una larga historia. Tan lejana que se refiere este termino en el siglo XIX con el co-fundador de la Organización Mundial Sionista, Max Nordua, utilizo dicho termino (originalmente en la biología), en su publicación Entartung ( Degeneración), calificando posteriormente con éste término lo que para entonces era arte moderno del fin de siècle; haciendo referencia al fin de una centuria, en este caso, el siglo XIX, observando la decadente inmoralidad y la rápida expansión urbanística de este tiempo. Imitando no obstante, la sociedad lo que estaba en la apreciando. Nordau, no acuño el término que posteriormente se le asigno, más si se refirió a una estado de enfermedad con tendencia psicológica y de histeria. Antes de la era de la República de Weimar, los artistas recibieron ayuda por parte del gobierno y se promovían colecciones de obras de arte moderno en muchas instituciones, luego comenzando los ataques por parte de círculos tales como con la Liga Militante por la Cultura Alemana se intensificaron las asperezas hacia el arte moderno. Alfred Rosenberg, el fundador de dicha Liga, fue en aquel entonces un temprano seguidor y desiminador del Nacional Socialismo, cuyas convicciones más tarde, lo convertirán en el Jefe Ideológico de Hitler.

Durante esta época el artista Kirchner desarrollo su obra, poco comprendida en aquel entonces, nació en 1880 y se suicida en 1938.

Fue padre fundador del Expresionismo Aleman, una de las primeras vanguardias, junto con tres artistas más fundaban el afamado grupo

Die Brücke (El Puente) en 1905.

Su obra se caracteriza por la simplificación formal y un uso arbitrario del color. Creó una especia de culto a la subjetividad y lo “feo”.

Kirchner comenzó a pintar de forma autodidacta. Iba a ser arquitecto (de hecho obtuvo el diploma) pero cuando conoció el grabado de madera (xilografía) su mundo cambió. Eso unido a su amor por el arte primitivo, dieron paso a una nueva y emocionante fase en la historia del arte: el expresionismo.

Las típicas formas de Kirchner recuerdan a la xilografía, con sus contornos de líneas gruesas, a veces irregulares, como si fueran incisiones en madera. Se caracteriza por formas sintéticas y bidimensionales, pinceladas más gruesas y una autonomía del color sin precedentes.

Su temática fue por lo general bastante escabrosa, muy en sintonía a la forma con el contenido: tugurios, calles angostas, Berlín…Artistas de circo, bailarines, y músicos de cabaret, prostitutas…todos al margen de la sociedad, o en términos nietzscheanos, del mismo mundo que los artistas plásticos.

El horror normalizado en madera. El trabajo Donne in Postdamer Platz, de 1914.

Hay algo profundamente pesado en “Donne in Postdamer Platz” algo que resuena a miseria y a dolor, a un rumor pesado que ahuyenta la luz del color y la deshilvana hacia la monocroma. Quizá, crispado por el horror de la movilización alemana Ernst L.

En esta obra Kirchner ha vuelto a casa con sombras espesas cubriéndole los ojos. Devuelto a su pueblo natal después de tener varios episodios nerviosos en el campo de batalla, la búsqueda estética del artista encontró un nuevo interés: ése de mostrar los ángulos incómodos del horror, impresos e las esquinas pólvoras de todos los días.

El desencanto por su situación se percibe en la pieza: oscura, afilada, carente de la calidez de los días de paz perdidos. Las telas rígidas, que no se niegan a ceder al empuje suave de la brisa gélida de Postdam; la expresión cavernosa en la mirada de la mujer, que parece no dirigirse a ninguna parte: todas consecuencias del ambiente del mismo espeso de Europa durante la Primera Guerra Mundial.

Llama la atención, además, que el pintor se haya valido de la madera para llevar a cabo la pieza: inmaterial extraño, a pesar de que él mismo estableció el Die Brücke, con otros estudiantes de la Escuela de Bellas Artes en Dresden 1905 y disuelta en 1913 en Berlín.

Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel, Karl Schmidt- Rottluff y Fritz Bleyl, fueron los primeros miembros. Mientras que este último abandonó el grupo a partir de 1907, los otros formaron su núcleo constante y durante el tiempo que existió continuaron adquiriendo nuevos miembros, que estaban vinculados a Brücke con diferencia en tiempo y distintos grados de cercanía. Ya con el tiempo, Emil Nolde y Max Pechteins, se unieron al grupo también. Pero el estilo radical del grupo tuvo un impacto radical sin precedentes. Después de 1914 el termino expresionismo, adquirió un reputación la cual se le comparo como “El Modelo Alemán” que iba en contra del impresionismo. En 1920 los mismos artists se presentaban como protagonistas en los escenarios del mundo del arte contemporáneo y muchas de sus obras fueron exhibidos en grandes colecciones y museos.

Kirchner abandono Berlín durante la Primera Guerra Mundial, y se ubicó en Suiza. En casi toda su correspondencia después de 1933 se quejo de su vida en exilió en los Alpes Suizos. Pronto abandono las esperanzas que inicialmente había puesto en la política artística nazi. Kirchner reaccionó sensiblemente a con sus antiguos colegas del Brüke , ya que intentaron adaptarse al Régimen, ya sea en su entorno o, peor aún, como en el caso de Nolde a través de su autobiografía. Aunque también en alguna correspondencia con su hermano Ulrich, él también hizo algunas declaraciones antisemitas que se ajustaban al Nazismo, ya que desde sus inicios vio el desarrollo que se veía ver en Alemania y especialmente en el arte y la cultura de una manera crítica. Siempre siguió la forma en que fue representado en público y se sintió ofendido por la difamación de sus obras en la exhibición Entartete Kunst. Hasta que punto esto jugó un papel primordial en su suicidio en junio de 1938, como lo sugirió su compañera y esposa Erna Schilling, no esta claro.

Arte Público hasta 1937

Las exhibiciones de arte moderno se efectuaron aún después de 1933, aún así no sabe con precisión cuantas se llevaron al cabo, durante la República de Weimar, que tuvo un alto rango en comparación a esa fecha. La galería Ferdinand Moller en Berlín, la Karl Buchholz o la de Otto von der Heyde fueron de especial importancia para los artistas del grupo de Brücke. No obstante, muchos de los marchantes que apoyaron a este movimiento anterior al año 1933 fueron obligados a abandonar sus posiciones tanto en el ámbito mercantil y como personal; muchos de ellos tuvieron que emigrar.

Después de 1933, las galerías y asociaciones de arte primeramente mostraron escenas de paisajes y naturaleza muerta como los artistas del de Brücke. La mayoría de estos trabajos muy recientes, tendieron a estar muy cerca y orientados hacia la naturaleza, los cuales duramente se pudieron catalogar como trabajos expresionistas. En el verano de 1933 Kirchner comento: “ Por allí, [ en por ejemplo, en Alemania] a menudo se organizan exposiciones de pintura moderna para convertir se en Hitlerianos, pero sin éxito, aún siendo la selección más pura y auténtica, por ejemplo, de pequeños incidentales paisajes.Una pena” Admitiendo se, que muchas de las presentaciones fueron recibidas positivamente por la prensa y su cobertura, pero los periódicos nazis simultáneamente como Des Schwarze Korpe o Völkischer Beobachter, continuaron con una polémica en contra del arte moderno y sus redes.

Lo que está claro, es el material duro y sostenible de la madera en esta obra de Kirchner. Con ese afán, característico del expresionismo, alemán por regresar a los medios primigenios, es que Kirchner haya decidido retomar esa dureza de las formas que se imprimen en la madera. Ha resabios de angustia en las figuras femeninas, que bien pudo ser Frau Erna Kirchner, como si ya no quedase de otra, como si ya estuviese acostumbrada a esa Hastió, a esa melancolía de los tugurios, cabarets y el horror de la realidad.

Descripción de la obra.

Artista: Ernst Ludwig Kirchner

Nombre: Donne in Postdamer Platz.

Técnica: Grabado sobre madera

Medidas: 51 x 375 cm

Provenanze: Kunstmuseum Berna, Berna Suiza

Año: 1914