• Magazine

1000 Obras de la Humanidad. Arno Breker

Arno Breker. El Portador de la Antorcha y el Portador de la Flecha



El gobierno de Estados Unidos confiscó gran parte de las obras de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, obras de arte de una época en la que nadie se pregunta qué ocurrió, cómo pensaba la gente, cuál era la línea a seguir de toda una sociedad en general.

Una Generación Perdida, como muchos la consideran y encasillan.

Se habla solo de Holocausto, muerte, cámaras de gases, horror, soldados, armas y ejercito.

Efectivamente había eso pero también hubo muchos más.

Hubo y existió mucho arte, un movimiento artístico sin precedentes que movió masas multitudinarias, fueron los primeros pasos de lo hoy conocemos como la Comunicación de Masas a través de los Medios de Comunicación.

Ha existido en todas las guerras y ocupaciones militares, de la humanidad, detrás de estas opresiones siempre ha existido el exterminio completo de una sociedad, incluyendo sus raíces, cultura, manera de pensar, formas de actuar; se ve reflejado algunas veces en el arte y la cultura, otras veces se ve oculto este exterminio, otras se desee borrar por completo; pero todas las opresiones y experiencias de las que fueron sujetos en aquellos momentos los habitantes de los diferentes países que intervinieron o fueron intervenidos manifiestan este vivencia.

Miles de obras de aquellos tiempos se encuentran hoy en día en Washington D.C. (EE.UU) en el Centro de Historia Militar del Ejercito de Tierra.

En este centro se apreciar obras que no se pueden ver en museos comunes y corrientes, las puertas al público están cerradas, debido a la excusa de los acontecimientos que se iniciaron el 1 de Septiembre de 1939 cuando Alemania decide invadir Polonia, iniciando la II Guerra Mundial que terminará el 2 de Septiembre de 1945 ( 6 años , 1 día)

Las Olimpíadas, conjuntamente con las de arte, no se realizaran hasta los Juegos de Londres de 1948.

Pero no por ello el arte paro su andadura, pues los bandos implicados en esta guerra contrataron artistas para informar a todos sus habitantes .

Durante la Primera Guerra Mundial, el Ejercito comenzó a reclutar artistas, a los cuales mandaron a las zonas de guerra para que documentaran las escenas que observaban.

Esta práctica continua en la actualidad los reporteros y profesionales que se encontraron allí, dibujaban, pintaban, fotografiaban y citaban todos lo sucedido. Pero hay una diferencia determinante, entre el ayer y el ahora, debido a que muchas de esas imágenes pasadas actualmente están vetadas, u ocultas, pocos o casi nadie sabe a ciencia cierta los horrores de las actuales ataques, de los heridos, fallecidos y saqueos en las guerras que aún hoy en este Mundo Moderno se viven.

La colección del Museo Fort Belvoir guarda y mantiene hasta la actualidad la colección de objetos de invaluable valor que fueron donaciones, de obras de arte militar y también de piezas históricas que datan desde la Guerra Mexicana - Estadounidense hasta la II Guerra Mundial, objetos muchos que son proceda de Alemania u otros países involucrados en dichas guerras.

Detrás de unas puertas gigantescas se encuentra la colección histórica de armamento del Ejército y muchas maravillas mas, como la colección más completa de armas de fuego estadounidense, pero el tesoro más valioso que alberga este museo son las más de 10.000 piezas de arte que posee.

Esta colección también contiene carteles de la campaña propagandística creada por Joseph Goebbels, fue un político alemán que ocupó el cargo de Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945. Fue uno hombre inteligente y también uno de los más cercano a Hitler, puede denominar se le cómo el Primer hombre que utilizó los medios de comunicación de la época para manipular masas.

Escasos artistas plasmaron los acontecimientos de la guerra de una forma figurativa y dura, ya que muchos fueron contratados para crear arte que se identificará con el pueblo, se esperaba de ello una realidad metafórica del momento. Esta obra se puede denominar „políticamente correcta“, reflejando el espíritu combatiente tanto americano como de las dictaduras de aquel tiempo de guerra, la propaganda quería ofrecer a la sociedad civil “perfección”, “ideal racial”, “expresión social”, “espíritu de entrega”, “unidad”, “patriotismo” “camaradería”.

Algunas de las obras de estos artistas muestran soldados cansados, desfallecidos, con el aspecto del combatiente veterano que ha visto demasiado y ha sufrido también demasiado, aquel que ya sólo se sostiene por su entrenamiento y que depende de él, esta exclusivamente para sobrevivir un día más y combatir un día más, pero que está al borde del derrumbe total, tanto físico como mental. Pero aún solidario con su patri y camaradas.

Paralelo a este tema también se realizaron obras heroicas y perfectas, mostrando hombres y mujeres con ideales altos y firmes además con un futuro prometedor. Los retratos de Familias unidas, campesinos y obreros que marchaban por un país solido y seguro. La arquitectura fue potente, solida, segura, con orden y mesura al ideal de pureza y perpetuidad. La música sonora y heroica acompaña al soldado de ida al frente como de regreso triunfante a su Patria.

Actores y cantantes transmitían como los artistas plásticos los mismos ideales colaborando y reflejando obras pictóricas de indiscutible potencia y perfección heroica y nacionalista.

La propaganda del ejercito también fue un elemento de gran alcance para los Aliados como para el Régimen Nacional-socialista, y el fascismo. Fue una herramienta que todos los países involucrados en esta problemática la utilizaron para llegar a las masas, informando, comunicado y esparciendo ideales y conceptos.

Como también se realiza hoy en día.

En esta época fueron muchos los artistas, que se asentaron en los países involucrados en el Movimiento nacionalsocialista, pintores, músicos, escultores, poetas, directores de cine, muchos de ellos fueron reclutados para el Departamento de Propaganda y Cultura a cambio de no participar en la guerra, pero sin en cambio, su trabajo fue esmerado y bien dirigido hacia la población utilizando para ello la Radio, el Cine, la Obra Gráfica y la Arquitectura.

En este tema el gobierno de Estados Unidos confiscó parte de estas obras que fueron creadas por Encargo por muchos pintores, escultores, artistas de aquella época. Ahora bien, se encuentra en el Centro de Historia Militar del Ejército de Tierra, dicha Colección de Arte no es posible ser visitada por el público y son conocidas como las obras de „La Alemania y la guerra colección de Arte“.

Existieron muchos notables artistas, uno de ellos es el reconocido escultor y arquitecto Arno Breker, su gusto por la arquitectura la abandonó, cuando conoció más de cerca el David de Miguel Angelo. Nacido en Elberfeld, en 1900 , su padre también artista de la piedra, le inculcó una primera inclinación por el arte.

Breker se sitúa dentro de una creador realista y armoniosa con el objeto y el espacio que lo rodea.

Arno Breker recibe por encargo de Albert Speer dos estatuas para el estadio de los Juegos Olímpicos de Berlín, en 1938.

Así su carrera retoma un rumbo firme y seguro.

Una semana después de esta llamada de Speer a Breker, Adolf Hitler vio dichos proyectos que fueron: El Portador de la Antorcha y El Portador de la Espada, el Führer quedó conquistado por los diseños, lo cual supuso para Breker el inicio de la etapa más fructífera de su carrera. Hasta 1945, esculpió para plazas y avenidas de la capital del Tercer Reich. Desafortunadamente, las obras de Breker algunas obras fueron destruidas por la invasión de los Aliados en Berlín, y por él saqueo de las mismas más también muchas de las obras de este período se encuentran hoy en día en el Museo Fort Belvoir y en un depósito en Berlin situado en Spandau.

El arte de este período es aprobado oficialmente y producido entre 1933 y 1945, se caracterizó por su carácter monumental, su propósito propagandístico hacia el gran público al que iba dirigido, su realismo y su seguimiento de modelos del arte clásico; todo lo cual ha permitido definir su estilo con las denominaciones de realismo heroico y realismo romántico.

“La forma sigue la función” Walter Gropius. (Patrimonio de la Humanidad UNESCO 1996)

Durante este período y en todo el globo terráqueo las expresiones de Arte de las Dictaduras se vieron reflejadas, no solamente en la propia Alemania sino también en Italia, España, Portugal, Turquía, Rusia y en los Estados Unidos. En donde el Arte y la Dictadura iban de la mano haciendo una reflexión teórica que identificaban el arte fascista, como un arte de masas un arte monumental.

Hans Schmitz-Wiedenbrück es otro ejemplo de artista olvidado y escondido de aquella época. No hace mucho en una pequeña galeria de Rostock, situada en esta ciudad del norte de Alemania, acogió la exposición temporal “Arte obediente: Arte y política en el nacionalsocialismo”, fue exactamente hace dos año en el verano del 2017 cuando .el arte nazi hizo presencia ahí en donde el Tabú es hoy por hoy un tatuaje oculto, en todos los habitantes alemanes y del mundo en general; las dictaduras han existido tanto en el pasado como en el presente y seguirán existiendo hasta que el hombre evolucione en términos de poder y control.

Existen muy diversos tipos de autoridad dictatorial, que se cubre con ropajes de multiples colores y formas, utilizando para ello el arte y la cultura, manipulando masas para fines controladores.

Hay muestras que intentan exhibir este arte con distintas perspectivas, otorgando formas críticas, que incluso se cuestionan su valor artístico, pues las obras que se exhiben, aparentemente inofensivas, no reflejan la cruel realidad de la época, en donde millones de personas morían en las guerras, sufrían, desamparadas e inocentes; este tema no debería de volver ocurrir en ningún lugar del planeta. Pero sigue ocurriendo día a día, aunque la exposición abierta del tema este vetado y cubierto con alegaciones inútiles por parte de los gobiernos que manipulan los medios de comunicación.

No obstante, y a pesar de ello, ha ocurrido, y ha existido ese Arte, ese arte que se ha Ocultado, que cubre la realidad critica, para mostrar ese aprendizaje en el tiempo, y la forma con el objeto, pues con el objeto se puede entender las costumbres, filosofías, religiones, modos de vivir y momentos históricos de aquellos que fueron entrenados, endoctrinados y hasta obligados ha realizar actividades que estaban fuera de sus principio, y valores.

Se puede identificar un arte fascista con un arte de masas, es una arte que impone de una manera irracional, con violencia simplista, apoyando el populismo y la manipulación en cualquier ámbito, se puede compartir características comunes en las manifestaciones artísticas de los países donde este fascismo se manifesto .

El período comprendido entre 1933 y 1945, hubo un totalitarismo en todas las reglas expresivas.

Se han utilizado frases para estereotipar y arquetipos este período como:

„Cuando oigo la palabra „cultura“, echo mano a mi pistola“

Durante estos años el arte nacionalsocialista mantuvo paradójicamente similitud con el estilo artístico soviético denominado realismo socialista, cuya idea era expandir la consciencia de clases y el conocimiento de los problemas sociales y las vivencias de las personas. Básicamente fue un arte para que el pueblo lo comprendiese fácil y rápidamente, sin complicaciones intelectuales, lo que demostró ser un eficaz factor propagandístico, identitario y movilizador. Identificándose con la forma como veían el mundo los proletarios y el “hombre nuevo” socialista. Este fue uno de los factores clave de la vida cultural comunista, tanto en la Unión Soviética como fuera de ella, así mismo, la gran cantidad de intelectuales y artistas que se aproximaron al comunismo desarrollaron dicho concepto y lo hicieron propio y suyo.

Cualquier desviación de lo figurativo fue radical, y alejado de los marcos para ser exhibido.

El Art Deco, fue una muestra radical de estos tiempos. Cuya tendencia racial se vio fuertemente marcada por quienes tendían a seguir el arte colectivo, social y del pueblo.

En este mismo período debo subrayar la importancia que tuvo el Manifesto degli intelectual fascisti ( Manifesto de los intelectuales fascistas) publicado en 1925 en los principales diarios en Italia, fue el primer documento ideológico de parte de la cultura italiana que adhirió al régimen fascista . Fue redactado por Giovanni Gentili y firmado por los más importantes pensadores fascistas.

Durante esta “generación perdida”, existieron artistas que hoy por hoy se encuentran en el total anonimato y son ademas causa de discordia y mala reputación, pero sin ellos esta parte de la Historia de la Humanidad no hubiera sido ni escrita, ni esculpida, ni dirigida. Fueron ellos, estos hombres y mujeres que grabaron la historia en piedras, papel y notas, que muchas de ellas siguen de pie y en el anonimato.

Juan de Ávalos , Jesús Olasagasti, pintor de la denominada “generación perdida” los italianos Alessandro Blasetti, Margherita Sarfatti, los portugueses Leopoldo de Almeida, López Otero, los alemanes Sepp Hilz, Arno Breker, Adolf Wamper y muchos más han sido simple y sencillamente tachados de la lista que en algún momento de la historia fueron nombrados como “divinos por la gracia de Dios”

En la España de Franco, también se impuso una estética imperial y tradicionalista posterior a la Guerra Cvil, y que se suele vincular política o ideológicamente a cualquiera de las familias del franquismo, especialmente al nacionalcatolicismo y al falangismo, aunque también a monárquicos y militares, también pudieran asemejarse a los modelos nazi y fascista, todos los parámetros artísticos estuvieron bajo el escrutiño severo del Dictador Católico. Durante este período se hace presente el famoso comic español o historieta con temática inequívocamente a fin al régimen, como Flechas y Pelayos, El Guerrero del Antifaz.

Continuando con la descripción del período 1933-1945, la respuesta fue una estética conservadora y a una preferencia artística a valor de ley, se convirtió en un estilo oficial, el Estado ejercía severamente una regulación de las artes. En este caso, fue el arte clásico grecorromano, como arte cuya forma exterior incorporaba un ideal racial interior.

Durante este período se genera una Lista de artistas, arquitectos, músicos, pensadores cultural y políticamente próximos y valiosos para la continuidad de esta cultura, son italianos, españoles, portugueses, rusos, alemanes, al igual que estadounidenses, todos ellos fueron protegidos por el Estado y sirvieron a sus fines con dedicación y esmero.

Finalmente, debo mencionar la histeria colectiva del Presidente Roosevelt, con una paranoia sin precedentes, hacia el Comunismo que batía las fronteras de lo inimaginable, enviando hombres al frente sin dolor ni compasión, para erradicar desde lo más profundo de las entrañas al enemigo de el mismo:

El Arte.



Recent Posts

See All