1000 Obras de la Humanidad. Leonardo da Vinci

Updated: May 3, 2020

Leonardo da Vinci, es para nosotros los occidentales uno de los artistas mas geniales que han existido en nuestra historia. Fue polímata florentino, del Renacimiento italiano. Fue a la vez pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, botánico, científico, inventor, músico, poeta y loco.

Murió acompañado de Francesco Melzi, a quien legó sus proyectos, diseños y pinturas. Tras pasar su infancia en su ciudad natal, Leonardo estudió con el pintor florentino Andrea de Verroccho. Sus primeros trabajos de importancia fueron creados en Milán al servicio del duque Ludovico Sforza. Trabajó a continuación en Roma, Bolonia y Venecia, y pasó los últimos años de su vida en Francia, por invitación del rey Francisco I.

Su curiosidad infinita solo puede ser equiparada a su capacidad inventiva, Leonardo da Vinci como sabemos es considerado uno de lo más grandes pintores de todos los tiempos y probablemente, es la persona con el mayor número de talentos en múltiples disciplinas que jamás ha existido.

Su asociación histórica más famosa es la pintura. Dos de sus obras más conocidas, La Gioconda y La Última Cena, copiadas y parodiadas en muy distintas ocasiones, al igual que su dibujo del Hombre de Vitruvio, que llegaría a ser retomado en numerosos trabajos derivados. Como ya alguna vez he mencionado solo se le conocen 20 obras suyas, debido principalmente a sus constantes y a veces desastroso experimentos, con nuevas técnicas y a su inconstancia crónica. Este reducido número de creaciones, junto con sus cuadernos con dibujos, diagramas científicos, y reflexiones sobre la naturaleza de la pintura, constituyen un legado para las sucesivas generaciones de artistas.

La vida de da Vinci es larga y apasionante, cuando llega a Milán en 1504 trabajo gracias al apoyo de mecenas, en este año Leonardo realizó estudioso anatómicos e intentó clasificar sus innumerables notas. Pero en ese momento comenzó su trabajo con La Gioconda que duraría de 1503 a 1506 y después de 1508 a 1515, son numerosas sus interpretaciones el cual le motivo a realizar dicha obra.

Nota interesante será que en este período Leonardo da Vinci, año 1505, se dedicó a estudiar el vuelo de los pájaros, y también redactó el Códice sobre el vuelo de los pájaros. A partir de entonces, observaciones, experiencias y reconstrucciones se sucedieron con mucha intensidad.

A pesar de la relativa toma de conciencia y la admiración que Leonardo despertó como científico e inventor en los últimos años, su fama ha descansado sobre sus creaciones como pintor de varias obras, autentificadas o que se le atribuyen y han sido consideradas como grandes obras maestras del patrimonio universal.

Sus pinturas son célebres. Por un lado, han sido copiadas a imitadas por los estudiantes, y por otro lado han sido el centro de debate y controversia entre los especialistas. Entre las cualidades, cabe destacar las técnicas pictóricas innovadoras que empleó, el sentido de la composición y el uso sutil de los esfumados de colores, el conocimiento profundo de la anatomía humana y animal, de la botánica y de la geología, la utilización que hace de la luz, el interés por la fisonomía, la capacidad de reflejar la forma en que los humanos utilizan el registro de las emociones y las expresiones gestuales. Dominaba sobre todo la técnica del esfumado y la combinación de sombras y luces. Todas estas cualidades aparecen reunidas en obras como La Gioconda, La última Cena y La Virgen de las Rocas.

Leonardo no fue un pintor prolífico pero, en cambio, fue un dibujante muy productivo; llegó a llenar sus diarios de pequeños croquis y dibujos muy detallados.

Como ya he mencionado uno de su dibujos más célebres está el Hombre de Vitruvio. Más cabe mencionar que se ha descubierto no hace mucho tiempo una última obra autenticada a da Vinci y esta es :

Salvator Mundi.

Salvator Mundi, es una pintura de Cristo como Salvator Mundi (“Cristo como salvador del mundo”), de Leonardo da Vinci, datada en torno al año 1500. La pintura muestra a Cristo, con un vestido renacentista, dando una bendición con la mano derecha levantada y dedos cruzados mientras sostiene una esfera de roca cristalina en su mano izquierda, señalando su papel como salvador del mundo y maestro del cosmos, representando la “esfera celeste” de los cielos, como se percibió durante el Renacimiento. Alrededor de 20 versiones de la obra son conocidas y se atribuyen a estudiantes y seguidores de Leonardo.

Irónicamente muchos trabajos de Leonardo y muchos otros artistas se encuentran en la Royal Collection, en el Reino Unido, es la más extensa colección de obras de arte y objetos decorativos de la Corona Británica. Incluye también un extenso fondo bibliográfico y documental custodiado por la Biblioteca Real de Windsor. Su titular actual es la Reina Isabel II de Inglaterra, aquí se guardan dibujos preparatorios con tiza y tinta de Leonardo.

Se cree que es una copia, velada con repintes, de un original perdido. Fue re descubierta en 2005, restaurada e incluida en una importante exposición de Leonardo da Vinci en la National Gallery de Londres, en 2011-2012. Varios destacados estudiosos lo han considerado desde entonces como una obra original de Leonardo da Vinci, aunque esta atribución ha sido cuestionada por otros especialistas.

En 2005, la pintura fue adquirida por menos de 10 000 dólares

(8 450 euros) en una venta inmobiliaria en Nueva Orleans por un consorcio de distribuidores de arte. La pintura estaba muy sobre pintada, por lo que parecía una copia, y antes de su restauración se la describió como “naufragio, oscura y tenebrosa”.

El consorcio creía que existía la posibilidad de que la aparente falta de calidad de la obra se debiese a un exceso de repintes, y que pudiera ser el original perdido de da Vinci. Pasaron los años siguientes haciendo restaurar la pintura por Dianne Dwyer Modestini en la Universidad de Nueva York y autenticarla como una pintura de Leonardo da Vinci. Desde noviembre de 2011 hasta febrero de 2012, el cuadro fue expuesto en la National Gallery como obra de Leonardo da Vinci. El último descubierto fue la Madonna Benois, encontrada en 1909.

En mayo del 2013, el marchante suizo Yves bouvier compró la pintura por un poco de más de $ 75 millones en una venta privada realizada por Sotheby´s , Nueva York.

El cuadro fue vendido al coleccionista ruso Dmitry Rybolovlev por $ 127,5 millones. Esta venta creó una disputa legal entre Rybolovlrv y Bouvier, supuestamente porque el marchante había engañado a su cliente inflando el coste de la obra para ganar un beneficio mayor.

Se exhibió en Hong Kong, Londres, San Francisco, y Nueva York en 2017, y luego se subastó en Christie´s en noviembre de 2017. En una estrategia de marketing muy audaz, el cuadro se incluyó en una subasta de arte contemporáneo y no de viejos maestros como hubiese sido preceptivo; ello contribuyó a que la cita captase una atención aún mayor por parte de la prensa y de los coleccionistas mas importantes. Finalmente se adjudicó $450 313 500 , un nuevo pero record para una obra de arte, (precio final en el cual se dio el golpe de martillo $ 400 000 millones más $ 50, 3 millones en Buyers Premium). El comprador no fue revelado.

En 2011, por decisión consensuada, facilitada por el director de la National Gallery Nicholas Penny, ( es un historiador de arte británico que fue director de la National Gallery desde la primavera de 2008 hasta 2015, cuando le sustituyó en el cargo Gabriele Finaldi) , se confirmo la atribución de Leonardo da Vinci. En Julio de 2011, el representante de publicidad de propietarios y la National gallery publicaron sendos comunicados de prensa en los que anunciaban oficialmente el “nuevo descubrimiento”

Una vez limpiado y restaurado, el cuadro fue comparado con otras veinte versiones de Salvator Mundi, y encontrado superior a ellas.