• Magazine

1000 Obras de la Humanidad. Mujer de Comfort

1000 Obras de la Humanidad.

Kim So Kyung (woman) y Kim Eun Sung (man)

Stature of Peace (2011): Comfort Women

¿Qué sucede cuando se censura una exposición sobre censura?

¿Qué puede acontecer a una exposición que estuvo a la vista del público solo tres días en agosto del 2019 antes de ser cerrada temporalmente?

¿La libertad de expresión se sumerge?

La Trienal de Aichi de 2019 ha recibido mucha discusión. El programa, que fue causa la censura en Japón, se cerró después de que los directores y curadores recibieran numerosas amenazas, por correo electrónico, teléfono e incluso fax, objetando un trabajo controvertido en el programa. La pieza en cuestión era una escultura figurativa de tamaño natural de los artistas coreanos Kim Sogyon (mujer) y Kim Aun -Sung (hombre), Estatuto de la paz (2011) que representa a una "mujer de confort", o ianfu, uno de los miles de Mujeres asiáticas forzadas a la esclavitud sexual por militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. "Este será el peor incidente de censura en el período de posguerra de Japón", dijeron. Después de que la decisión de retirar la obra fue impugnada en los tribunales y un grupo de artistas, incluidos Claudia Martínez Garay, Tania Bruguera y Pia Camil, exigieron que su propio arte fuera retirado de la vista, en solidaridad. La exposición finalmente se reabrió en octubre. Pero las réplicas se sentirán por un tiempo:

Kim Seo Kyung nace en 1965 y Kim Aun Sung en 1964 ambos viven en Seul Corea.

El título de su trabajo es “Estatua de la niña de la paz” ( nombre oficial “Monumento de la Paz”, “Estatua de la mujer de la comodidad” ).

Los autores, los escultores coreanos Kim Seo-kyung y Kim Eun-sung, siguen el flujo del “arte popular”. El arte popular es un arte coreano único que se desarrolló contra la dictadura de la década de 1980. En el cual se manifestaba protestas y movimientos artísticos en contra del gobierno coreano y las influencias de países como Japón o China.

Este trabajo conmemora los 1000 Miércoles Demostraciones que han estado sucediendo durante los últimos 20 años ante la Embajada de Japón para restaurar los derechos humanos y los honores de las víctimas de “mujeres de consuelo”, honrando la voluntad de los partidos y la lucha entre las mujeres y los derechos humanos.

La Manifestación del Miércoles, es una reunión regular organizada con el fin de reivindicar justicia por parte del Gobierno japonés respecto al sistema de esclavitud sexual establecido en gran escala bajo el gobierno del imperio de Japón.

Las mujeres de consuelo se llaman normalmente ianfu, pero existen diversos nombres que se refieren a la esclavitud femenina durante la Segunda Guerra Mundial. Sirve a modo de eufemismo para referirse a las miles de mujeres de diferentes partes de Asia que fueron raptadas por las tropas japoneses para satisfacer las necesidades sexuales de sus soldados durante las guerras que tuvieron lugar en las primeras décadas del siglo XX, aunque este fenómeno se incrementó en la Segunda Guerra Mundial.

A nivel internacional, a las mujeres de consuelo se les llama esclavas sexuales forzadas por el Ejército Imperial Japonés ( Enforced military sex slaves by the Japanese ). En 1996, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución que nombra a las víctimas de los militares japoneses como esclavas sexuales y la Organización Internacional del Trabajo también anunció que Japón violó su convención No. 29, que prohíbe trabajos coactivos y esclavitud forzosa, al engañar a muchas mujeres durante su proceso de expansión.

En 2012, el periódico coreano Chosun IIbo difundió la noticia de que Hilary Clinton, entonces Secretaria de Estado de los Estados Unidos anunció públicamente que el término de mujeres de consuelo es incorrecto y, en su lugar debe adoptarse el de esclavas sexuales forzadas ( Enforced sex slaves) en su departamento causando el rechazo de Tokio.

La necesidad militar del propósito de facilitar las estaciones de consuelo era prevenir las violaciones cometidas por los soldados japoneses, y así evitar hostilidades con los pobladores en los países ocupados.

Dado el carácter abierto y la bien organizada prostitución en Japón, como es el caso de las Oiran, son cortesanas de alto rango en Japón, más aspectos culturales en la tradición de las Oiran, que aún se preservan en la actualidad, no se ha llegado mucho al fondo de este problema, debido al arraigo cultural, social y educacional que persiste en Japón, en este tema.

Para que las fuerzas armadas japonesas fueran satisfechas sexualmente, se ideó un sistema de prostitución igualmente de estructurado que toda su sociedad en general. El ejercito estableció las estaciones de consuelo para prevenir enfermedades venéreas y violaciones por parte de los soldados japoneses, para proveer consuelo a los soldados e interceptar el espionaje. Pero las estaciones de consuelo no fueron la solución para todos los puntos citados, ya que los dos primeros problemas no se solucionaron, en cambio se difundieron más centros de comfort en toda la zona ocupada por Japón. Como el Imperio de Japón trató de expandirse a Manchuria y a la región este de Rusia, muchos soldados se enviaron y alistaron en forma de divisiones.

La prostitución se aplicó masivamente con y sin licencia y también se llevaron a efecto violaciones de civiles en el noreste de China. En 1918, las enfermedades sexuales sucedieron en un de cada siete divisiones japonesas, matando a mas de 2,000 militares que iban camino de la invasión de Siberia. Para eliminar una situación peor, las autoridades empezaron a buscar alternativas.

El Consejo Coreano para las Mujeres Motivado por la Esclavitud Sexual Militar impuesta por Japón.

Es la organización surcoreana de las mujeres que se sindicalizó al ser constituido por parte de 37 instituciones surcoreanas.

El consejo empezó su actividad en 1990, con el nombre de Unión Asiática, se apertura para resolver el tema de las Mujeres de Comfort, expandiendo luego sus actividades invirtiendo su tiempo, como principal tema los derechos de los niños y de las mujeres en las guerras. La unión dirigía la actividad común mente sobre tal cuestión en las dos Coreas y contado con solidaridad internacional. El comunicado conjunto se publicó durante la Octava Conferencia de los coreanos. Comenzó con la adopción del proyecto de resolución por Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y de la Organización Internacional del Trabajo, lo que incluye contenidos de disculpa oficial y compensaciones por parte de Japón, y el castigo a los responsables de los crímenes de guerra. A tal resolución coreana se adhieren los Estados y Parlamentos de Canadá, Estados Unidos, Unión Europea, y los Países Bajos.

En diciembre de 2000 el Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra Internacional en su capítulo dedicado a la Esclavitud Sexual Militar de la Mujer por parte de Japón fue convocado a través de esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales de Asia en Tokio, decretando sentencia contra el emperador japonés Hirohito.

El Museo de las Guerras y los derechos de las mujeres inició su gestión en Seúl, Corea del Sur en 2011 con eslogan que decía:

“Las Guerras continúa alrededor del Mundo con las Víctimas Femeninas. Lo que es más importante es Defender la Paz”.

El consejo ha apoyado la actividad de las víctimas incluso tomándoles testimonios, y promoviendo las llamativas Manifestaciones del Miércoles., como se ha mencionado anteriormente. Dentro de estas actividades, por ejemplo se erigió, el Monumento a las Mujeres de Confort delante de la Embajada japonesa en Seul y luego en 2011 en Glendale, California, Estados Unidos siendo este el primer monumento de tal tipo fuera de Corea.

Fue construido como monumento conmemorativo por una organización ciudadana y financiado por ciudadanos. La característica más importante es que se comunica con el espectador. El pedestal es bajo, y puedes sentarte al lado de una niña y mirarle los ojos. Ha tenido una aceptación por toda Corea y ahora poco a poco en muchas ciudades del mundo se está movilizándose como “símbolo de la memoria” para poner fin a la guerra y la violencia sexual. Desafortunadamente la finalidad de la Instalación está perdiendo control en sus objetivos fundamentales, arrojando incomodidad y disputas entre Japón y los países que están apoyando está Escultura.

De las 200.000 mujeres reclutadas para.servir como “mujeres de confort” sobreviven unas 45 de ellas, las cuales hasta hoy en día hacen declaraciones de los hechos ocurridos en aquel tiempo.

La Instalación de la “mujer de confort” que se encuentra en Busán, frente a la Embajada de Japón en Corea de Sur, trató de ser retirada, la situaron allí, violando algunos acuerdos internacionales pero en medio de presión de los ciudadanos se mantiene ahí hasta la fecha , es decir, la dejaron.

Se cree que hay un promedio de 37 de ellas, una de las cuales se encuentra en Australia, lo que provocó una disputa entre las comunidades japonesas y sudcoreanas que allí viven.

Ahora Tokio considera que la Instalación viola el acuerdo sellado con Seúl sobre el tema el 28 de diciembre de 2015.

En este acuerdo ambos países acordaron pasar definitivamente por alto esta amarga página en la historia, justo el año en el que se conmemoraba el medio siglo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

En un comunicado hecho público, el primer ministro Abe insistió en la necesidad de que los surcoreanos y japoneses cumplan el pacto. Anunció además la retirada temporal del embajador de Corea del Sur, así como suspensión del intercambio de divisas y de unas conversaciones económicas de alto nivel prevista.

Ya antes Tokio había tachado de ilegal la Instalación de una “mujer de confort” ubicada fuera de su embajada en Seúl.

Según Japón, dicha estatua infringe la Convención de Viena de 1961, que dicta que los países anfitriones deben proteger los edificios de las misiones diplomáticas que albergan.

Las relaciones entre Japón y Corea no son fáciles. La anexión japonesa de la península en 1910 sigue muy presente en la memoria coreana. Por su parte, Japón posee un sentido de la historia distorsionado fruto de haber asumido su culpabilidad en la guerra de modo obligado, forzado por el castigo sufrido en la Segunda Guerra Mundial y la ocupación estadounidense, y como consecuencia de un proceso propio de asunción voluntaria de responsabilidades. Todo ha llevado a que Japón se resiste a revisar su historia, sobretodo la de su época imperialista.

Un elemento clave que dificulta una reconciliación sincera entre Japón y los países vecinos que se vieron invadidos por los nipones en la primera mitad del siglo XX son las mujeres de consuelo o „mujeres de comfort“. Este grupo de mujeres procedente de China, Filipinas, Myanmar, Taiwán, Indonesia, Tailandia, Malasia, Vietnam y Corea del Sur ( alrededor del 80% provenían de este país), son una consecuencia de la expansión de Japón comenzadas en 1910. Durante este período los soldados japoneses se llevaron aproximadamente entre 70.000 y 200.000 mujeres a estaciones de comfort donde estos abusaban sexualmente de ellas. Estas estaciones siguieron en marcha en Japón hasta finales de los años 40. Según los testimonios de las mujeres supervivientes, los soldados japoneses se las llevaban de diversos formas: secuestradas, engaño, y extorsión, son solo algunos ejemplos.

Tras la guerra y pese a conocerse los hechos, ese dramático pasado fue quedando relegado en la historia, sin que se le prestara la atención necesaria. Corea del Sur no estaba preparada para ayudar a estas mujeres (y Corea del Norte había entrando en un absoluto aislamiento).

Durante los años 60, las relaciones entre la República de Corea y Japón empeoraron debido a las políticas antijaponesas de los líderes políticos surcoreanos. En 1965, Tokio y Seúl firmaron el Tratado de Normalización, pero quedo demostrado que los asuntos económicos eran lo prioritario. Se tendieron puentes de cooperación entre ambos países, pero el conflicto emocional impedía y sigue impidiendo mayor relación que en campos económicos. Japón sigue alegando que en el Tratado de Normalización se encuentran los argumentos para descartar que estas mujeres posean el derecho de legitimación ante Tribunales internacionales, aunque en el texto no se las menciona.

Las cosas comenzaron a cambiar en los años 70, cuando se formó en Japón la Asociación de Mujeres Asiáticas, la cual empezó a arrojar luz sobre este aspecto de la historia reciente. Al principio, incluso el Gobierno Coreano ignoró el problema. La razón principal fue la falta de pruebas de que los hechos hubieran ocurrido, ya que el Gobierno de Japón había mandado destruir los documentos comprometedores en 1945. Además, Japón impidió que el Gobierno surcoreano reclamara reparaciones adicionales por daños incurrimos durante el período colonial basándose en el tratado de 1965.

La cultura del sudeste asiático jugó un papel importante en la ocultación de los hechos acontecidos. El valor de mantener las apariencias en la cultura oriental sobre la denuncia de situaciones como las vividas por estas mujeres, que debieron callar durante décadas para no ser repudiadas por su familia y conocidos.

En 1993, Japón admitió haber reclutado bajo coerción a las mujeres coreanas. Mas la problemática persistió durante décadas hsta que en 1995 se recapitula con otro documento en cuestión , el cual se clasifica de esclavitud militar a las estaciones de comfort. Japón respondió negando cualquier tipo de responsabilidad legal, tras la incapacidad de aplicarse retroactivamente la ley internacional del momento, la imprecisión de la definición de estaciones de comfort, la no vigencia de leyes contra la esclavitud durante la Segunda Guerra Mundial y la no prohibición en las leyes internacionales de cometer violaciones en situaciones de conflicto internacional. Además, adujo que las leyes existentes durante la guerra solo se podían aplicar a la conducta cometida por los militares japoneses contra ciudadanos de un Estado beligerante, pero no contra los ciudadanos de Corea, ya que formaba parte del territorio japonés en aquel tiempo.

Ya en 1998 se vuelve hacer una declaración presentándose un documento que concluía que las acciones tomadas por las Fuerzas Armadas de Japón eran crímenes contra la humanidad.

A lo largo de los años, el problema no ha hecho mas que crecer y la política japonesa ha ido alejando de un posible camino de mejora en las relaciones diplomáticas con sus vecinos. Este problema de revisión de la historia es la base de los movimientos políticos que observamos en Japón desde 1945. Las reformas impuestas por la ocupación estadounidense y los tribunales de Tokio jugaron un papel de gran importancia, así como el Tratado de San Francisco en 1948. Todo ello ha establecido en la población japonesa una aceptación pasiva de la historia pasada y de responsabilidades.

Ya en 2015, se logra por fin un acuerdo entre Shinzo Abe y la Presidenta de la República de Corea, Park Geun-hye, firmaron un tratado en el que se establecían tres objetivos a cumplir: las disculpas oficiales de Japón, la donación de mil millones de yenes a una fundación surcoreana para el beneficio de estas mujeres y la retirada de la estatua en recuerdo de las mujeres de comfort levantada frente a la embajada de Japón en Seúl en Basún. Este tratado fue el mayor logro en el largo proceso de negociones, y fue recibido como la solución a tantos años de conflicto. Los dos primeros objetivos se cumplieron, pero la controvertida Instalación no fue retirada del emplazamiento. Causando por lo tanto, más hermetismo en Japón y aún más mayor irritación entre la población Coreana, ocasionando el enrolamiento frente a la Embajada de Japón en Corea de un individuo y un sin fin de protestas mundiales.

Ahora el nuevo presidente en Corea del Sur, vuelve a desconocer todo el camino recorrido por el pasado Presidente, desconociendo hoy por hoy exactamente qué quiere conseguir con Japón.

Retomar los crímenes de la Humanidad desde los orígenes del hombre en el planeta se remontan desde citas puntales en la Biblia en 2 Samuel 13, 14 y o28 más simplemente pasar por los Tribunales Internacionales, la ONU o la UNESCO, es difícil, complicado y muy comprometedor para todo aquel involucrado en estos acontecimientos en los que mujeres, niños, ancianos y hombres estuvieron envueltos en esta historia, por lo tanto, uno o dos países utilizarlos como Chivos Expiatorios de todo un sistema es realmente lamentable para el mundo moderno actual.

Para ello, conocer nuestra historia, mejorara leyes, limitaciones y lineamientos, es la finalidad de los Tribunales.

Por otra parte, el Arte debe crear y arrojar cordura, reflexión y acuerdos entre naciones, pueblos y personas.

El Arte y su Contexto van de la mano, debe por ello, el arte ser absolutamente político si desea ser Arte, más los activistas deben conocer y ponderar los contextos donde se exhibe para arrojar resultados positivos en el arte que se esta exhibiendo.

Violar interese, violar principios, violar leyes y crear relaciones negativas entre naciones enteras que se distancien , pueden ser un arma muy poderosa para perjudicar a muchos.

En este caso la Instalación de la Mujer de Comfort es una obra creada para representar protestas en contra de la libertad de expresión, violación en libertad de los derechos de las mujeres, liberación de la esclavitud y la voz silenciada de todas las víctimas de las guerras, es una perfecta simbolización de este movimiento mundial ya iniciado en los años 60´s.

Más la crítica de este ensayo repara en el contexto en donde se esta exponiendo, él cual ocasiona violencia y violación en la libertad de otros. La inconformidad del Contexto es el contacto en donde los involucrados se están distanciando, creando muros complicaos de cruzar y difícilmente va a dar frutos para un futuro viable para las generaciones venideras.

Nely Friedrich

2. Febrero. 2020